La mejor manera de seleccionar los pendientes de nuestra bebe

Al momento en el que sabemos que tendremos una bebé, los padres nos enfocamos en la elección de diversos aspectos como su ropa, decoración del cuarto, juguetes y no pueden quedar a un lado, los pendientes, que en líneas generales se colocan a las pocas semanas de haber nacido, aunque también se pueden encontrar padres que se inclinan por esperar hasta que su hija pueda decidir por sí misma.

Existen joyerías como la del Oso Tous que colocan especial atención a todas las joyas que son para bebés, y todo con la finalidad de que se cumpla con todas las exigencias de calidad, comodidad y seguridad.

En todo caso, de lo que si no existe duda, es de que los pendientes infantiles cuentan como uno de los regalos que con más frecuencia se hace, un clásico, asegura Rosa Tous quien dirige una marca de joyerías muy importante junto con su hermana Alba Tous. Aunque debemos considerar que no todos los pendientes pueden ser colocados a los bebés, pues deben encontrarse fabricados con determinada medida, peso y con un cierre especial.

Pero, de eso no debemos preocuparnos, ya que aquí tenemos algunos consejos con los que podremos realizar la elección correcta y la compra.

Tiempo de nacimiento: esta es en realidad una decisión bastante personal, pues existen padres que no le colocan directamente los pendientes a sus hijas hasta que no sean mayores y puedan decidir por sí mismas.

En el caso de decidir colocarle los pendientes en sus primeros días, se debe acudir a centros o farmacias especializadas, donde cumplan con las medidas higiénicas y sanitarias que sean necesarias.

Material de los pendientes: siendo tan delicada la piel de un recién nacido el material de los pendientes resulta fundamental a fin de evitar futuras alergias. Para ello, el material más adecuado es el oro y la plata.

Tamaño de los pendientes: en el caso de un bebé recién nacido se recomiendan los pendientes de primera puesta, ya que estos tienen un tamaño de 3 ó 4 mm. Luego de que se ha cumplido el primer año o más, los pendientes de 5,6 y 7 mm son los ideales, pero además los más cómodos para colocar. 

Forma de los pendientes: resulta importante seleccionar unos pendientes que sean cómodos a fin de que la bebé no pueda hacerse daño, pues los recién nacidos tienden a pasar la mayor parte del día dormidos, es así como los pendientes deberan ser cómodos para no causar molestias ni heridas.

No se recomienda que los pendientes sean puntiagudos, tampoco en forma de estrella o corazón, y además no deben contener accesorios colgantes. Lo ideal siempre será un pendiente fino, que sea plano o redondo, sin formas ni filamentos puntiagudos.

En cuanto al cierre, este debe ser el más adecuado para no causar daño al bebé, y ese es el de tuerca o rosca, pues es el más seguro para que el bebé no se lo arranque, y además para no lastimar la parte de atrás de la oreja.

Peso del pendiente: El material a seleccionar debe ser bastante ligero para que tenga el menor peso, y de este modo se evitará que el agujero pueda rajarse y lastimarse la oreja del bebé. Así, lo que mejor se puede hacer es seleccionar pendientes que esten acordes a su edad. No debemos tener prisa por cambiarlos, considerando evitar en los primeros meses los pendientes de aro debido a que se enredan fácilmente y también pesan mucho para las orejas de un bebé.

Cuidados que se deben tener con los pendientes: no solo es importante considerar el tamaño, material y cierre de los pendientes, sino que además hay que considerar que deben ser movidos y limpiados con frecuencia, con ello se intenta evitar la acumulación de suciedad alrededor y en la parte posterior.

Otro de los aspectos que se hacen necesarios es mover cada tanto un poco los pendientes, sobre todo luego de cada baño, de esta manera pueden cicatrizar sin algún problema. Siempre debemos estar pendientes de cuidar las orejas del bebé hasta que estas se encuentren 100% curadas y cicatrizadas. Si alcanzamos a ver que la situación se nos complica, no dudemos en pedirle consejo a su pediatra, ya que de esta manera evitaremos una posible infección o alergia.