Las joyas y el personal médico

Aunque las mujeres somos amantes de los accesorios, la coquetería y el glamour, la verdad es que no siempre se puede contar con todas. Tanto las enfermedades como los médicos y todo el personal de salud de sexo femenino deben cumplir con una serie de parámetros con el fin de evitar inconvenientes que puedan o no poner el riesgo la vida de sus pacientes. En muchos hospitales en el mundo se cuenta con reglas para esto, como por ejemplo en hospiten, donde todos trabajan para brindar la mejor atención posible. Lo lamentable es que según muchos estudios, han demostrado que la gran mayoría de los profesionales del área de la salud incumplen dichas normas, lo que pone en riesgo sanitario a los usuarios o pacientes.

El director del área de servicio de medicina preventiva del hospital Universitario Puerta de Hierro-Majadahonda (Madrid), nos cuenta que la principal preocupación de los médicos con respecto al uso de estos accesorios, es que poseen una gran cantidad de bacterias y microorganismos que pueden ser letales para los usuarios o pacientes

Cuando las damas usan anillos, aunque se laven estos siguen teniendo la misma cantidad de bacterias, igual pasa son los aretes, pulceras y collares, todos contienen gran cantidad de bacterias que no se eliminan de forma fácil, resultando peligroso para todos. La regla impone “No llevar objetos que dificulten la eficacia de este lavado, como los anillos, la pintura de las uñas y las extensiones de las mismas”.

Con gran preocupación, el área médica del Reino Unido decidió poner en práctica una serie de encuestas donde más de 500 estudiantes de enfermería fueron abordadas, tanto en la universidad como en la zona donde estaban realizando su trabajo, todo el personal quedo alarmados y preocupados al darse cuenta que más del 61,2% no se retiraron sus anillos, tenían las uñas pintadas y además con extensión, ambas cosas están prohibidas. Las enfermeras y  el personal médico están en la obligación de pintar sus uñas de colores muy claros que permitan ver la limpieza de las mismas y nunca deben ser largas ya que pueden lastimar al paciente.

Lo anterior implicó que una alarma se encendiera dentro del colegio de enfermería, por lo que decidieron dedicar charlas recalcando las razones por las que deben cumplirse las normas. Una de las razones más importantes es que se están violando muchas leyes de salubridad, todo esto pasando por encima de las normas de control de enfermedades.

“El cumplimiento de la higiene en las manos, es el caballo de batalla en los hospitales”. Estas fueron las palabras de un médico de guardia de un prestigioso hospital español, donde se prohíbe el uso de accesorios durante la jornada laboral debido a que estos pueden llegar a contener infecciones por el uso diario y esto hará que los pacientes puedan contraerlas, lo que puede ocasionar daños serios.

Todo radica en el comienzo de la medicina en Europa, donde nunca se dieron a la tarea de educar al personal para que esto no ocurriera. Actualmente dichas normas se encuentran incluidas en el manual de las instituciones de salud, pues es un gran problema que no se puede seguir permitiendo.

Aunque queda mucho por hacer, se busca que esta situación mejore sin recurrir a sanciones. Para mejorar se dispone dentro del área de descanso de bolsas para colocar los accesorios, así como gel antibacterial, además de dispensadores de jabón y agua purificada. De igual forma es obligatorio que en cada habitación haya un dispensador de gel antibacterial para minimizar los riesgos.

Dejar un comentario